Búsquedas

Harinas proteicas: ¡aquí están las mejores!


No todas las harinas son iguales, ni tampoco harinas proteicas, nombre que solemos utilizar para indicar las harinas cuyo contenido en proteínas es bastante elevado.

Por supuesto, la diferente cantidad de proteína en las harinas puede afectar en gran medida sus recetas y ... su bienestar. Y es precisamente por ello que es fundamental familiarizarse con el harinas proteicas, tratando de encontrar el justo equilibrio entre un agradable sabor, un buen aporte proteico a nuestro organismo y la necesaria salud del mismo.

A continuación queríamos intentar compartir algunas ideas para poder encuentra las mejores harinas proteicas, identificando sus principales características. ¡Descubrámoslo juntos!

Harina de trigo

Ahí harina de trigo alta en proteínas se pueden reconocer fácilmente ya que, en el mercado, se pueden encontrar con la etiqueta "alto contenido proteicoO similar, solo para poder acentuar el hecho de que se trata de harinas cuya presencia de proteínas es especialmente importante.

Es un tipo de harina que en promedio aporta 362 calorías por cada 100 gramos, con 1 gramo de grasa, 70 gramos de carbohidratos y 15 gramos de proteína.

En resumen, cuando se compara con la harina común para pasteles, no hay comparación. Este último, de hecho, contiene solo 8 gramos de proteína por taza, o poco más de la mitad de lo que puede garantizarse con la harina de trigo blando con alto contenido de proteínas.

Puede utilizar harina de trigo rica en proteínas para hornear panes crujientes, pero con un contenido bastante masticable. Las harinas de trigo con alto contenido de proteínas, por otro lado, hacen pasteles densos con forma de ladrillo, panes rápidos y muffins.

Pero ojo: las proteínas de la harina de trigo no son ingredientes completos y equilibrados. Lo que significa, en otras palabras, que carecen de algunos de los aminoácidos esenciales que se encuentran en fuentes de proteínas más completas como los huevos y la carne.

Harina de soja

Ahí harina de soja no contiene gluten y, por tanto, es especialmente adecuado para personas que siguen una dieta sin gluten.

Como puedes adivinar, este tipo de harina proviene de la soja y generalmente se elabora eliminando parte de la grasa para evitar un rápido deterioro.

Una taza, equivalente a unos 100 gramos, de harina de soja desgrasada, proporciona 329 calorías, 1 gramo de grasa, 38 gramos de carbohidratos y 47 gramos de proteína. Se puede usar hasta ¼ de taza de harina de soja para reemplazar una cantidad igual de harina de trigo en productos horneados, pero reemplazar toda la harina de trigo en panes o muffins cambiará significativamente la textura, apariencia y sabor del producto final.

De hecho, recuerda que, por regla general, el sabor de la harina de soja es más adecuado para intentar panificar carnes o verduras antes de saltearlas o para espesar salsas. La proteína de la harina de soja está completa, lo que significa que ofrece los nueve aminoácidos esenciales. La harina de soja también ofrece los beneficios de las isoflavonas que pueden proteger contra las enfermedades cardíacas y aliviar los síntomas de la menopausia.

En definitiva, se trata de un ingrediente que podría resultar especialmente beneficioso no solo para quienes se comprometen a seguir una dieta vegetariana o vegana, o sin gluten, sino para todos aquellos que deseen diversificar su dieta, apoyándose también en un alimento fuertemente proteico.

Harina de garbanzo

Ahí harina de garbanzos proviene de semillas de garbanzo secas y molidas. Esta harina también es una harina sin gluten y aparece con mayor frecuencia en recetas de pan y salsa india. Una taza de harina de garbanzo, que pesa aproximadamente 120 gramos, contiene 440 calorías, 8 gramos de grasa, 72 gramos de carbohidratos y 24 gramos de proteína. La harina de garbanzo tiene un sabor particular y no se puede utilizar como sustituto directo de la harina de trigo. Sin embargo, la proteína que se incluye en la harina de garbanzo no está completa con todos los aminoácidos esenciales, como es el caso de la harina de soja.

Otras harinas ricas en proteínas

Obviamente, las harinas que hemos identificado anteriormente no son las únicas harinas que se pueden definir como "alto contenido proteico”.

Un ejemplo es la harina de trigo sarraceno, que no está relacionada con el trigo y ofrece 13 gramos de proteína por taza. La harina de trigo sarraceno se puede utilizar junto con el trigo para hacer panqueques o como una alternativa sin gluten a la harina de trigo para espesar salsas.

Ahí harina de quinua, elaborado con semillas de quinua molidas, tiene 16 gramos de proteína por taza. Puede usar harina de quinua para reemplazar una pequeña cantidad de harina de trigo en recetas o para hacer pasta casera. La harina de quinua es más densa en calorías que la harina de trigo, soja o trigo sarraceno.

En cualquier caso, si utiliza harina sin gluten con alto contenido de proteínas en la cocción, deberá ajustar los tiempos de cocción, los ingredientes y los métodos para regular la deficiencia de gluten.

Si desea saber más sobre harinas alternativas, aquí hay algunas ideas que recientemente compartimos con todos nuestros lectores:

  • Harina de Manitoba, toda la información
  • Harina de algarroba: propiedades y uso
  • Harina de linaza: características, usos y recetas!
  • Harina de espelta: características y propiedades
  • Harina Kamut, toda la info


Vídeo: 7 Harinas sin gluten (Diciembre 2021).