Búsquedas

Aceite de menta, beneficios y usos


Ahí menta pertenece a la familia de la menta verde y es el producto híbrido entre diferentes tipos de menta. No todo el mundo sabe que a partir de este elemento aceite esencial, con diferentes usos, y con una altísima versatilidad (un poco como el aceite de lavanda).

LA componentes más activos del aceite de menta Soy el mentol y el menthone, son conocidos por reducir el dolor y vigorizar, energizar y prevenir el crecimiento de bacterias dañinas. Existen numerosas aplicaciones para las que se puede utilizar el aceite de menta, incluyendo cosméticos, aromaterapia, baños relajantes e incluso como limpiador doméstico.

De todos modos, ojo: por sus propiedades estimulantes, el uso diario de aceite de menta podría interferir con los ciclos del sueñoy una sobredosis de ese ingrediente podría provocar efectos secundarios potencialmente graves.

Lea también: Cómo utilizar la menta en la cocina

Beneficios del aceite de menta

Los principales componentes químicos del aceite de menta son mentol, mentona, acetato de mentilo e isovalerato, pineno, limoneno y otros componentes. Sin embargo, los más activos de estos componentes son el mentol y el mentón.

los mentol se sabe que es un analgésico natural y, por lo tanto, es útil para reducir dolores de cabeza, dolores musculares e inflamación. Incluso el menthone se sabe que es analgésico, pero también se cree que exhibe actividades antisépticas. Sus propiedades vigorizantes confieren al aceite sus efectos energizantes.

Utilizado en medicina, L 'aceite de menta se le atribuye la eliminación de bacterias dañinas, el alivio de los espasmos musculares y la flatulencia, la desinfección y el alivio de la piel inflamada y la liberación de la tensión muscular cuando se usa en un masaje. Cuando se diluye con un aceite portador y se frota en los pies, puede funcionar como un reductor de fiebre natural.

Usado estéticamente o localmente en general, la menta actúa como un astringente que cierra los poros y reafirma la piel. Sus sensaciones de frío y calor lo convierten en un anestésico eficaz que deja la piel adormecida ante el dolor y alivia el enrojecimiento y la inflamación. Tradicionalmente se ha utilizado como un masaje de pecho refrescante para aliviar la congestión y, diluido con un aceite portador como el coco, puede promover una renovación de la piel sana y segura, ofreciendo así un alivio de las irritaciones de la piel, como las que suelen producirse con las quemaduras solares. En champús, puede estimular el cuero cabelludo, eliminando la caspa.

Cuando se usa en aromaterapia, las propiedades expectorantes del aceite esencial de menta liberan el conducto nasal para ayudar a aliviar la congestión y facilitar la respiración. Se cree que estimula la circulación, reduce la sensación de tensión nerviosa, calma la sensación de irritabilidad, aumenta la energía, equilibra las hormonas y aumenta la concentración mental. Se cree que el aroma de este aceite analgésico ayuda a aliviar los dolores de cabeza, mientras que se sabe que sus propiedades gástricas ayudan a suprimir el apetito y promueven la sensación de saciedad. Si se diluye e inhala o se frota en pequeñas cantidades detrás de la oreja, este aceite digestivo puede reducir la sensación de náuseas.

Gracias a su propiedades antimicrobianas, el aceite de menta también se puede utilizar como disolvente de limpieza para desinfectar y desodorizar el medio ambiente, dejando un aroma fresco y alegre. No solo desinfectará las superficies, sino que también eliminará los insectos domésticos y actuará como un repelente de insectos eficaz.

Cómo se extrae el aceite de menta

los aceites esenciales de menta se encuentran en células en la parte inferior de las hojas y se cosechan mediante el proceso de destilación al vapor de hojas de plantas frescas o parcialmente secas.

Al igual que con todos los demás aceites esenciales, la menta mantendrá la estabilidad y tendrá una vida útil prolongada cuando se almacena en un lugar fresco y seco fuera de la luz solar directa con la tapa de la botella bien cerrada.

Usos del aceite de menta

En un altavoz El aceite de menta puede ayudar a mejorar la relajación, la concentración, la memoria, la energía y la vigilia.

Cuando se usa tópicamente con humectantes caseros, los efectos refrescantes y calmantes del aceite esencial de menta pueden aliviar el dolor muscular. Históricamente, se ha utilizado para reducir la picazón y el malestar de la inflamación, los dolores de cabeza y el dolor articular. También se puede utilizar para aliviar el escozor de las quemaduras solares.

En una mezcla diluida o un baño de masaje, se sabe que el aceite esencial de menta alivia el dolor de espalda, la fatiga mental y la tos. Aumenta la circulación, libera la sensación de pies cansados, alivia dolores musculares, calambres y espasmos, y alivia la piel inflamada y con picazón entre otras afecciones.

Bien conocido por sus cualidades antimicrobianas y antifúngicas, se pueden agregar unas gotas del aceite a limpiadores en aerosol caseros y rociar en áreas que necesitan un cuidado antibacteriano particularmente, como baños y cocinas. La menta es un disuasivo natural y eficaz para las plagas y los insectos domésticos.

Contraindicaciones del aceite de menta

A bajas diluciones, este aceite no es tóxico y por lo tanto no irrita la piel; sin embargo, su contenido de mentol puede potencialmente causar irritación en la piel y las membranas mucosas. Por lo tanto, nunca debe usarse alrededor de los ojos, el oído interno y las áreas sensibles. Gracias a sus propiedades estimulantes, el uso diario de aceite de menta podría interferir con los patrones de sueño.

También puede experimentar algunos síntomas, típicos de un sobredosis: erupciones cutáneas, problemas urinarios, dolor abdominal, diarrea, náuseas, vómitos, respiración lenta o rápida, convulsiones, depresión y, en casos graves, pérdida del conocimiento.


Vídeo: ACEITE DE MENTA ME QUEDE SIN PELO TODAS LAS DUDAS Gracia Tips (Octubre 2021).